Este homenaje era todo un simbolo de reconocimiento y admiración sentida hacia las madres de todos los toreros, en razón a su sacrificio y abnegación hacia sus hijos, que como el el caso de doña Angustias tuvo que vivir la muerte Manolete en un acto taurino. ¿Y su desprecio de la vida? Ella vestía de banco con velo y flor de azahar, el novio llevaba chaquetilla corta andaluza. “Lupe Sino” murió de un derrame cerebral en septiembre de 1959. Su cercanía con su madre lo obligaba a tolerar un sinfín de injurias hacia ella, el amor de su vida. ), ¿Y tú, qué opinas de esto? Manolo Caracol, se comentó, que fue el que presentó a «Manolete» a Antonia Bronchano, “Lupe Sino”, en el famoso bar de «Chicote». Quizá hubiera dejado de ser roja, pero seguía siendo meretriz. Es un tema muy S serio. ...Yo me vuelvo loca aplaudiéndole cuando torea. Dicen que estaba cansado de vivir. Me dijo que se iba a casar con Antoñita —«Lupe Sino»—, y que esperaba que yo consiguiera llevar a su madre a la boda porque se oponía y él no concebía casarse sin la presencia de doña Angustias”. En realidad este continuado error sobre su nacionalidad es producto del maltrato que esta mujer sufrió en su época, reflejado en la memoria histórica de los españoles. De haber permitido la entrada de Lupe Sino en la habitación del moribundo, una bendición del sacerdote hubiese dejado a Lupe Sino como heredera de la fortuna de Manuel Rodríguez. La actriz fue una mujer moderna para su época, mal vista por su estilo de vida progresista y rompedor. La amiga común les presentó y Manolete decidió que tenía que conquistar a aquella mujer. Era su primer amor “al completo”. Doña Angustias era la matriarca, la guardiana de la virtud del héroe. Pequeños sucesos que siempre tienen los toreros y más los triunfadores. La única mujer con verdadero peso en su existencia era su madre, doña Angustias. Y una actriz bella de segunda fila, Antonia Bronchalo; 'Lupe Sino, el sino de Manolete', según ingenioso título de la periodista Carmen Esteban. Algunos ahorros bien administrados le permiten vivir de forma humilde. Esquela de Manolete al cumplirse el XXV aniversario de su muerte. En julio de 1947, Manolete volvió al pueblo de su novia. Dicen que por aquellos tiempos el torero triste y sin sonrisa, buscaba la muerte. Doña Angustias Sánchez estuvo muchos años ciega pero con mucha lucidez. La novia del torero, que no su esposa, guardó un hermético silencio tras la tragedia de Linares. Por otro lado, la del diestro Domingo ‘Dominguín’ allí presente, que afirma que Manolete la llamaba, y pedía que hicieran venir a un cura para que los casara ‘in artículo mortis’. La historia de amor de Manolete y Lupe. Manolete iba a casarse con Lupe Sino, a quien tanto quería, pese a la oposición de su madre.